Osteopatía

atlantic530

La práctica osteopática es un método terapéutico suave, que posibilita detectar irregularidades en los distintos sistemas del cuerpo (articular, muscular, nervioso, visceral y los líquidos corporales), y normalizarlos a través de un cuidadoso método de tratamiento.

Su fundador, Andrew Taylor Still, médico y sacerdote, llamó a este nuevo arte de curar Osteopatía  en junio de1874  en los Estados Unidos. Adoptó esta palabra para definir a esa reciente ciencia. Las raíces griegas del término son: Osteon: el hueso, el tejido; y pathos: no en el sentido de enfermedad, sino en el de “lo que viene desde adentro”, como la simpatía o antipatía. Osteopatía significa, entonces, lo que viene desde adentro a través de los huesos, de los tejidos. 

Para Still, esta palabra expresa la noción de enfermedad, de perturbación de los tejidos y no la patología de los huesos.

 

NinaLudwig_Geschichte

Malos hábitos, stress, accidentes, intervenciones quirúrgicas, golpes, falta de higiene y problemas emocionales pueden generar tensiones y bloqueos en diferentes partes del cuerpo. Cada tensión en uno o en varios sistemas, disminuirá la vitalidad de cada persona y se podrá sentir por ejemplo como mala digestión, molestias, dolor u otros síntomas. La vitalidad, la fuerza vital inherente a cada individuo se va expresar a través de la circulación de los líquidos (fluidos)-sangre, linfa, líquido cefalorraquídeos.

 

 

 

La finalidad de la osteopatía es la de ofrecer al paciente la posibilidad toma 10 dedos craneode que las fuerzas de auto curación propias al ser (la vitalidad inherente) puedan manifestarse. El terapeuta, respetando la vitalidad, el ritmo individual y el propio tiempo del paciente, ayuda a restablecer la armonía.

El paciente tiene una participación activa durante el tratamiento, pero sobre todo, la toma de conciencia en relación a sus síntomas y el origen de ellos, es la clave para el comienzo de su curación.

 

Principios de la osteopatía

1º “La estructura gobierna la función”

La estructura y la función están interrelacionadas íntimamente.

El término estructura significa construcción, constitución. Se trata de la manera en que las distintas partes del cuerpo humano, considerado como un conjunto, están dispuestas solidariamente una con respecto a las demás. Estas estructuras son descriptas por la anatomía como huesos, músculos, fascias, órganos, vísceras, glándulas endocrinas y exocrinas, piel, etc.

La función designa la actividad de cada una de las partes: función digestiva, función articular, sexual, respiratoria, etc.osteopathie-integrativ-craniosacral

Cuando Still afirma que la estructura gobierna la función, él considera el cuerpo humano en su aspecto biomecánico, como máquina muy perfeccionada, sólida y frágil al mismo tiempo. Si todas las piezas que lo componen están bien en su lugar, bien lubricadas, bien alimentadas, eliminando bien las toxinas, el conjunto funciona perfectamente. Si una sola parte del cuerpo está perturbada en su estructura, ciertas manifestaciones van a aparecer como consecuencia, y éstas manifestaciones son las llamadas enfermedades.

2º ” La unidad del cuerpo”

El cuerpo es una unidad.

Tomemos de ejemplo el esguince de tobillo. Comineza con un edema, una leve hinchazón. En sus movimientos relativos, las estructuras del tobillo se han modificado. El astrágalo estará bloqueado respecto a la tibia y al peroné, los ligamentos estirados no puede recuperar su largo normal, están inflamados y el edema provoca una compresión de los capilares: este conjunto lleva a una impotencia funcional del tobillo. Tenemos involucrados a varios tejidos, huesos,  ligamentos, sangre, es decir, el conjunto de líquidos del cuerpo y los músculos.

Por supuesto, esta relación estructura-función se aplica a todos los elementos del cuerpo y las perturbaciones pueden el sistema cranealabarcar tanto las funciones mecánicas como las motoras, sensitivas, orgánicas o psíquicas.

 

3º  “La vida es el movimiento”

En la naturaleza, todo se mueve, desde los electrones alrededor del núcleo del átomo hasta las placas tectónicas de la tierra, los planetas o las galaxias. En el cuerpo, toda la anatomía, todo, está previsto en función del movimiento y de la movilidad de los distintos tejidos entre ellos. Todas las estructuras anatómicas, desde las más densas (huesos), hasta las blandas (fascias, músculos) y fluídicas (sangre, líquido cefalorraquídeo) se encuentran en movimiento unas con respecto a las otras. Estos movimientos son perfectamente coherentes, responden a leyes fundamentales de movilidad articular, de movilidad cráneo-sacral y visceral, y el osteópata los percibe perfectamente a través de sus manos.

4º “La homeostasis”

El cuerpo es capaz de autorregular, auto curarse y mantener la salud. Es ésta la facultad del organismo de poder equilibrar sus constantes: tensión arterial, regulación térmica, secreción hormonal, defensa inmunitaria, etc…y de poder autorrepararse.

Andrew Taylor Still no creía en la irreversibilidad de las enfermedades. Para él, normalizar la circulación permitía le permitiría a un tejido, recuperar, recobrar su tamaño, su estructura y su función automáticamente. Eso explica algunas frases muy conocidas de Still:

“El mejor doctor es el que puede ayudar a la naturaleza a curarse ella misma. Pues bien, encuentren la lesión o disfunción osteopatía, corríjanla y dejen que la naturaleza hacer el resto”

“Busquen  la causa, saquen la obstrucción y dejen que el remedio de la naturaleza, la sangre arterial, sea el doctor”

ATStill-osteopata

“El cuerpo del hombre es la farmacia de dios y uno encuentra todos los líquidos, drogas, lubricantes, ácidos o antiácidos, y todos los remedios que le han parecido necesarios a la felicidad del hombre y a su salud”

 

5º “La regla de la arteria es absoluta”

Cuando la circulación sanguínea se efectúa normalmente, la enfermedad no puede desarrollarse, pues la sangre vehicula y transporta todos los elementos necesarios para asegurar la inmunidad natural y lucha contra las enfermedades. La función de la circulación arterial es fundamental. Su disminución conlleva a una disminución de la capacidad de defensa de los tejidos, que reciben una irrigación defectuosa y determina, en un primer tiempo, una alteración funcional que es reversible y curable; pero si tal estado persiste, interviene una destrucción de los tejidos, una esclerosis, una fibrosis que puede llegar a ser irreversible. Y se instala una lesión orgánica y ya no una lesión funcional.