Ventosas

ventosasEl antiguo arte de las Ventosas

Resulta curioso que cuando hablamos de ventosas, lo primero que laspersonas recuerdan es el  vaso de vidrio con una moneda, el cabito de vela, de cómo se hacia el vacío en el interior del vaso y la presión al cuero que le producía casi inmediatamente. A pesar de las quemaduras que muchos sufrieron con este sistema, la mejoría era casi instantánea en la mayoría de los casos. Hoy en el siglo XXI seguimos recurriendo a procedimientos curativos que emplearon nuestros antepasados y sin embargo, no todos funcionan igual que en la antigüedad y los argumentos que explican cómo actúan las ventosas en el organismo antes y ahora son los que han cambiado.

En las culturas aborígenes y también en la actualidad, la ventosa se emplea con el fin de extraer el mal del interior del cuerpo. En la mayoría de ocasiones este mal es invisible y traslúcido como el propio aire, de ahí que, tanto en España como en Latinoamérica o África, se emplee con el fin de curar ‘un mal aire’ o ‘golpe de aire’, es decir, contra el ataque de algo sutil que ha penetrado en nosotros y nos hace daño.

Las sobrecargas mantenidas del tejido conjuntivo, ya sea por una disminución en el aporte de oxígeno y nutrientes o bien por un incremento de los residuos procedentes del metabolismo celular hacen que se bloqueen los mecanismos de drenaje linfático y venoso de la zona, constituyéndose la gelosis. Una gelosis es por tanto una zona de tejido conjuntivo que en la exploración la apreciamos como una alteración en la consistencia del músculo a la palpación a modo de endurecimiento en forma de nódulo, por su localización muscular se le llama también miogelosis.

El efecto de las ventosas se produce a través de la creación de vacío, por consumirse el aire del interior, a través del fuego, o por succión del mismo en las ventosas más modernas.

En la Medicina Tradicional China la aplicación de ventosas es una práctica habitual, y en muchas ocasiones se emplea complementando a la práctica de la acupuntura y moxibustión. Las Ventosas aspiran y eliminan las toxinas del organismo, limpiando el “chi” (energía) y la sangre del cuerpo, desintoxicándolo. Son de acción rápida y altamente efectivas.

Es una técnica muy útil en el tratamiento de problemas de los meridianos debido a un estancamiento de la sangre o del Qi. También es eficaz para expulsar los factores patógenos externos sobretodo el viento y el frío.Chinese-cupping1

Ba Guan (ventosas) poco a poco se convirtió en el estilo que conocemos hoy en día en el cual efectuando la succión de puntos de acupuntura determinados por presión inversa negativa consigue estimular los canales de drenaje, activando el flujo sanguíneo, eliminando el viento frío, la humedad, el pus como también disipando la fiebre y la resolución de la toxina.

El material con el que se construyen hoy día las ventosas es variado y va desde el barro, el metal, la madera, el cristal, el látex y el plástico hasta los cuernos de animales debidamente vaciados y cortados por ambos extremos. La mecánica de su acción siempre es la misma: producir el vacío en su interior mediante la extracción del aire, para que así se logre el objetivo básico de succión.

La terapia natural moderna explica su acción de distinta manera a como lo hemos hecho hasta ahora, aunque también contemple la idea de eliminar el dolor y el mal.

Los mecanismos de acción de las ventosas inciden principalmente sobre la dermis, de manera que modifican los intercambios nutricionales de sus células y las de los tejidos subyacentes (sustancia fundamental, fibrocitos, histiocitos, y adipocitos), provocando siempre una acción local y a distancia de orden reflejo. La  modificación de esta respuesta orgánica dependerá de la fuerza de succión, el tiempo de permanencia y las zonas corporales donde se instale.

Historia de la Ventosabeijing-gramma-cupping

Aunque China se menciona como el lugar de origen de la ventosa, su empleo es universal: Grecia, los pueblos precolombinos, África, otros pueblos asiáticos y los australianos las emplearon y todavía hoy las emplean.

Ba Guan |En la antigüedad, las ventosos o Ba Guan tenía otro nombre “Cuerno de tratamiento”, porque la antigua China utilizó el cuerno de bueyes, ovejos u otros animales por su forma cóncava. Luego se aplicaba a ciertas áreas de la piel para extraer pus o sangre coagulada actuando mediante el efecto de vacío, pero en realidad estaba lleno de propiedades curativas.